EspañolEnglish
Internamientos PDF Imprimir E-mail

Para Internarse Llame Ya al 2245-4343

La política de los Hogar desde su nacimiento en 1980 ha sido el mantener una constante de 15 días para el internamiento, el cual es intensivo y paralelo en cuanto a la desintoxicación y la recuperación. Sin embargo la evolución de la sociedad establece en nuestros días la apreciación del egresado en forma más dinámica.

En un ayer,  alternativas de apoyo familia en el momento de egreso crearon una expectativa semi-segura para su posterior evolución.

Para los años 1996-1999 la migración nicaragüense a Costa Rica en búsqueda de trabajo generó una alta demanda de servicios y los familiares y amigos les ayudan a ubicarse laboral y habitacionalmente.

Para nuestros tiempos, la crisis económica mundial (2010) ha incrementado el desempleo (9-9.8%) que quebranta las parejas por la falta de ingresos y deteriora el nivel de vida de las familias, todo esto repercute en el estado emocional de los alcohólicos y de la población en general , y aumenta la falta de apoyo al egreso por parte de la sociedad.

Además se suma, que actualmente las familias son estimuladas por la convicción clara de que el adicto en la casa no debe permanecer mucho tiempo por las consecuencias sico-conductuales en los hijos y en las esposas, además de que la población femenina se apoya en las medidas medidas cautelares para provocar la salida en los consumidores .

Por otro lado, la falta de casas medias (apoyo habitacional, terapéutico, logístico, alimentación, reforzamiento del programa de los Doce Pasos, apadrinamiento, conocimiento de grupos de autoayuda, etc)   para que el egresado pueda evolucionar hacia su incorporación laboral establece un serio problema por ser una población creciente, el Estado carece de soluciones y las ONGs no cuentan con recursos adecuados y permanentes, para hacerle frente a este problema social, que encarece en forma increíble el gasto estatal en el nivel social. En uno de los hogares de la capital el porcentaje ha crecido hasta el 19% de la población mensual, lo cual como ejemplo nos coloca en una seria situación de planificación en cuanto a la eficacia de los programas y de la efectividad en razón de los recursos humanos y económicos que se invierten en esta población tal vulnerable.

La Federación se propone en los próximos años que con la ayuda nacional y internacional se pueda crear una línea de contención para los egresos problemáticos provenientes de los hogares del valle central.

Estos procesos de cambio social ha llevado a que los Hogares empiecen a establecer experiencias de abordaje diferentes para esta población de egresados, siendo la línea de avanzada los Hogares que realizan un diagnóstico diferenciado de las personas, prolongando la estadía, reforzando las líneas de comunicación laboral y familiar o bien refiriéndolos a otros programas, sin embargo el problema permanece sin solución a corto plazo. Otros permanecen rígidos en cuanto a los 15 días aproximadamente, favoreciendo una población que si requiere mayormente de una estadía corta, intensiva, y con remisión a los grupos de autoayuda, con el fin de regresar a sus hogares y a sus trabajos.

Actualmente la existencia de una conciencia social ha permitido que se cuestione seriamente el papel de los Hogares y del Estado en ese campo, así como de otras ONGs del país. Posiblemente serán las ONGs - por la demanda y por la sensibilidad propia del servicio sin fines de lucro- los que se verán abocados a resolver en aparte este ineludible problema.